Casos de hepatitis grave de origen desconocido en menores de 6 años

Lo que se sabe de momento.

En las últimas semanas se están notificando un aumento de casos de hepatitis grave de origen desconocido en niños entre 2 y 6 años en varios países. Cada año se detectan, por ejemplo, en Escocia unos 4 casos, pero ahora llevan ya más de 13 en un par de meses. De momento se han notificado 74 casos en Reino Unido, 3 en España (Madrid, Aragón y Castilla-La Mancha) y se están investigando algunos casos en Dinamarca, Holanda y en EE.UU. (el CDC informa de 9 casos sospechosos en el estado de Alabama). Se están revisando posibles casos desde octubre que hayan podido pasar desapercibidos (por eso no debería sorprendernos que se notifiquen más en los próximos días).


La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser muy diversa: infecciosa (viral o bacteriana), inmunitaria (hepatitis autoinmune) o tóxica (alcohol, sustancia tóxicas o fármacos).


Todos los niños estaban sanos una semana antes del diagnóstico. Los síntomas son los habituales en una hepatitis: dolor abdominal, vómitos, diarrea, ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas), picor cutáneo, coloración oscura de la orina y deposiciones con poca pigmentación.

De momento no ha habido ningún fallecimiento, algunos se han recuperado, pero otros han tenido que ser hospitalizados y siete han requerido incluso trasplante de hígado (uno de los casos españoles).

Lo que desconcierta es el aumento de casos en un periodo de tiempo muy corto, la gravedad de los mismos y que no se conoce, de momento, la causa. Existen varias posibilidades e hipótesis:

1. La primera posibilidad, virus de la hepatitis A, B, C, D y E, se descarta porque ninguna muestra ha resultado positiva para estos virus.

2. Alguna intoxicación por alimentos, bebidas o juguetes. Las toxinas o venenos pueden afectar al hígado de forma muy grave. De momento no parece probable porque no se ha encontrado ningún nexo en común entre todos los casos, pero no se descarta la posibilidad de un tóxico todavía desconocido.

3. Tampoco parece que sea de origen bacteriano, no cursa con fiebre.

Se descarta que sea un posible efecto secundario de la vacuna.

4. Ninguno niño había sido vacunado contra la COVID-19 por lo que también se descarta que sea un posible efecto secundario de la vacuna.

5. Algunos, no todos, han dado positivo para SARS-CoV-2. Una hipótesis sería que la infección por el coronavirus dejara a los niños más vulnerables a otras infecciones. Tampoco se puede descartar una posible complicación o secuela de la COVID-19. Se han sugerido algunos casos de hepatitis asociados a la COVID-19, probable pero muy poco frecuente.

6. Sin embargo, la hipótesis que parece de momento más probable para algunos investigadores es la de una infección por adenovirus. La mitad de los casos han dado positivo para el adenovirus, que normalmente causa diarrea, vómitos y síntomas parecidos al catarro. En casos muy excepcionales los adenovirus pueden causar una hepatitis fulminante. Se ha sugerido que podría tratarse de una nueva variante de adenovirus más agresiva. Otra posibilidad es que fuera un adenovirus común pero que ahora tuviera un impacto más grave en niños con un sistema inmunológico más debilitado por la falta de exposición a otros patógenos debido al confinamiento y otras medidas durante la pandemia.

7. Tampoco podemos descartar que la causa sea un virus aún no identificado.

En España, según un informe del Ministerio de Sanidad del 22/04/2022, el número de casos detectados de hepatitis agudas de origen desconocido en niños con ingreso en hospitales es inferior al que esperaríamos en los primeros cuatro meses del año.

De momento, todos estos casos están en investigación. Como siempre, no debe cundir el pánico.

 


NOTA: El CDC informa (21/04/2022) que varios de los casos en EE.UU. han dado positivo para el adenovirus tipo 41. (Existen más de 47 tipos distintos de adenovirus humanos. Algunos además de subdividen en subgrupos A-F. Se diferencian entre sí en algunas proteínas de la cápside del virus). El adenovirus tipo 41 produce normalmente diarrea, vómitos y fiebre, a menudo acompañados de síntomas respiratorios. Aunque ha habido informes de casos de hepatitis en niños inmunocomprometidos con infección por adenovirus, no se sabe que el adenovirus tipo 41 sea una causa de hepatitis en niños. La investigación continúa.

Otras referencias:

(1) Investigation into cases of hepatitis of unknown aetiology among young children, Scotland, 1 January 2022 to 12 April 2022.

(2) Mysterious hepatitis outbreak sickens young children in Europe as CDC probes cases in Alabama.

(3) Fulminant hepatitis due to human adenovirus.

(4) Covid-19 induced hepatitis (CIH), definition and diagnostic criteria of a poorly understood new clinical syndrome.

(5) Acute hepatitis of unknown aetiology – The United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland. (WHO, 15/04/2022).

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

Mentiras contagiosas: los bulos se transmiten como los virus

Siguiente

Los bulos sobre ciencia y salud durante la pandemia