Somos biodegradables: qué les pasa a tus microbios cuando te mueres?

No nos gusta hablar de ese momento, pero también los microbios tienen su
papel. La descomposición del cuerpo comienza sólo cuatro minutos después de la
muerte, aunque los efectos no sean aparentes hasta varios días después. Este
primer proceso se denomina autolisis:
disminuye la concentración de oxigeno, aumenta la de CO2 en sangre,
baja la temperatura, baja el pH (nos hacemos mas ácidos) y aumentan las
sustancias de desecho tóxicas para las células. Además, se liberan enzimas que
rompen las células y liberan gran cantidad de nutrientes, que sirven de
alimento para los microbios y comienza la putrefacción,
… con perdón: la degradación de los tejidos por la acción de los
microorganismos.

Encontrar una imagen para esta entrada no ha sido fácil. He preferido no caer en el morbo. 

En una primera etapa, actúan nuestros propios microbios, los que forman
parte de nuestra microbiota, principalmente las bacterias gastrointestinales.
Primero bacterias y levaduras como Staphylococcus,
Candida, Bacillus, ,
… que van consumiendo el oxígeno que queda en los tejidos y oxidan la materia orgánica. Luego, conforme se va acaba el oxígeno, proliferan las
bacterias anaerobias facultativas como
Streptococcus, coliformes y diphteroides, y anaerobios estrictos como Clostridium. Pero también actúan otras como Serratia, Klebsiella, Proteus, Salmonella, Cytophaga y muchas otras. En realidad son cientos las especies de
bacterias que intervienen a lo largo de todo el proceso de descomposición. En todos estos procesos se
producen gran cantidad
de gases como metano, hidrógeno, …
y muchos ácidos grasos
volátiles y otras sustancias que generan los olores desagradables de la putrefacción,
como el ácido sulfhídrico o las aminas secundarias, como la cadavérina y la
putrescina, que se generan al degradarse los aminoácidos. Posteriormente y
dependiendo de factores ambientales, pueden actuar otro tipo de bacterias,
hongos y protozoos del exterior, que completan la degradación de los compuestos
orgánicos.

El tiempo que dura este proceso microbiológico depende mucho de la
temperatura y la humedad, que pueden favorecer o entorpece el crecimiento de
los microbios. Así, los cuerpos enterrados en un ataúd o sumergidos en agua
pueden retardar el proceso, mientras que la presencia de heridas en el cadáver
puede hacer que la degradación sea más rápida. Los enterramientos en zonas
árticas o muy áridas también dificultan la putrefacción y favorecen los fenómenos
de momificación. Otros factores que influyen puede ser la obesidad de la
persona: en general, los que tenemos unos kilos de más somos más
biodegradables, o lo que es lo mismo, se acelera nuestro proceso de
descomposición microbiana (alguna ventaja tiene que tener estar un poco
gordito, no?).

El estudio de los microbios que intervienen en estos procesos también tiene
un papel importante en la investigación forense. Por ejemplo, el haber tomado
antibióticos puede tener un cierto efecto de ralentización de la descomposición.
Lo mismo que la intoxicación o el envenenamiento por metales pesados, cianuro o
arsénico que pueden inhibir el crecimiento bacteriano. La heridas por arma
blanca, balas o traumáticas pueden favorecer la contaminación y por tanto la
descomposición microbiana. La presencia de determinados microbios pueden ayudar
a estimar la hora o las causas de la muerte. Por ejemplo, la presencia de
diatomeas o algas microscópicas puede ser indicativa de muerte por ahogamiento
y algunos hongos filamentosos pueden ayudar a determinar la localización, la
época del año o el tiempo transcurrido desde la defunción.

Respondiendo a la pregunta inicial, qué les pasa a tus microbios cuando te
mueres?, sencillamente que te comen, somos biodegradables y nos reconvertimos
en microbios! Buen provecho!
 

Si te ha gustado esta entrada también la puedes “oír” en El Podcast del microbio.

Microbiología forense. Santos de la Sen, A., et al. Reduca
(Biología). Serie Microbiología. 5(5): 24-45, 2012.

Beyond the
grave: understanding human decomposition. Vass, A. A. Microbiology Today. 28(11):
190-192, 2001.

7 Comments

  1. …y qué le pasa a las partículas que con ciertos años dentro de un mismo cuerpo se han quedado entrelazadas de forma natural ? se dispersan? se mantienen unidas? o siguen entrelazadas a pesar de quedar dispersas?

    Si no quedan unidas de alguna u otra forma, nada que decir; y en caso contrario, otra pregunta es:
    ¿qué le pasa a la red del conjunto de pares (o tríos, etc.) de partículas entrelazadas (ya no celular ni neuronal) ante estímulos ambientales del mismo entorno (y de los que quedan vivos)?, seguirán similares rutas electromagnéticas como cuando se procesaban en la red neuronal?… y en la supuesta simetría con anti-partículas en algún universo-paralelo? No tenemos instrumentos aun para estas respuestas.

  2. nuestro cuerpo es materia y como toda materia pasa por un ciclo en el cual las moléculas por las cuales estamos conformados después de la descomposición pueden entrar en procesos de conjugación para formar nuevas partículas o ser absorbidas por otros seres vivos para formar parte de ellos y así sucesivamente sigue el siclo infinito de la vida, en medio de todo este proceso estas los microorganismos que gracias a ellos los macro y micro nutrientes de nuestro cuerpo pueden formar parte de otros seres vivos. saludos para todos desde mi querida Honduras!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

Pa-ta-ta: foto al provirus VIH dentro de una célula individual

Siguiente

Una docena de razones por las que es tan difícil curar el SIDA