Somos ascidias

¿A qué se parece una ascidia?

Las ascidias, o patatas de mar, son unas criaturas muy
curiosas. Pertenecen al grupo de los tunicados. Son animales parecidos a sacos
y crecen pegados al fondo del mar, solitarios o en colonias, en aguas poco profundas.
Su tamaño oscila entre 1 mm los más pequeños hasta unos 20 cm, los más grandes.
Se dedican a filtrar el agua del mar a través de un sifón y de ahí obtienen su
alimento.

Algunas ascidias tienen colores muy chulos.

Son hermafroditas y producen larvas como renacuajos que se
mueven y nadan
  hacia el fondo hasta
encontrar un lugar en el que se fijan. Entonces ocurre una metamorfosis y la
larva se transforma en adulto: desaparece la cola y se abre un sifón.

Metamorfosis de las ascidias.

Su sistema nervioso es muy sencillo. En el estado larval, poseen
un pequeño ganglio cerebroide por encima del extremo anterior de la faringe y
del cual derivan algunos nervios que se dirigen hacia los músculos del resto
del cuerpo, presentan un cordón o tubo nervioso dorsal bien desarrollado que
controlan el movimiento. Sin embargo, este pequeño ganglio cerebroide y el
cordón nervioso se reabsorben y se pierden una vez que son sedentarios y llegan
a su estado adulto. Usan su “cerebro” durante la etapa larval para moverse y encontrar un sitio dónde quedarse y cuando se fijan al fondo, como ya no lo
necesitan, lo reabsorben, se lo “comen” casi todo, solo queda un resto, un
ganglio diminuto y un pequeño plexo nervioso. En estado adulto, ya fijado al
suelo marino, solo se dedicada a alimentarse
 
(filtrar agua) y reproducirse y para eso no hace falta mucho “cerebro”. Por
eso, quizá hayas oído alguna vez que las ascidias se “comen” su propio cerebro.

Ascidia adulta.

Y, ¿a qué viene todo esto? Piensen un poco, ¿a qué nos
recuerda un ser vivo que usa su cerebro activamente hasta que obtiene una
posición fija y después no usa más su cerebro, se lo “come” y se dedica solo a alimentarse?
¡Efectivamente!: a un catedrático de universidad.

Los catedráticos de universidad somos como las ascidias 😉

Referencia:


“La ascidia, cuando es joven, vaga por el mar en busca de
una buena roca o arrecife de coral al que agarrarse para convertirlo en su casa
por el resto de su vida. Para llevar a cabo esta tarea, posee un sistema
nervioso rudimentario. Cuando encuentra el sitio y echa raíces, ya no necesita
más a su cerebro, así que ¡se lo come!. Es como ganar unas oposiciones … “ (Daniel
Dennet: La conciencia explicada. Barcelona: Paidós, 1995)

4 Comments

  1. "Piensen un poco, ¿a qué nos recuerda un ser vivo que usa su cerebro activamente hasta que obtiene una posición fija y después no usa más su cerebro, se lo "come" y se dedica solo a alimentarse?"
    Políticos, funcionarios, … casi todo bicho viviente, en cuanto nos agarramos a algo bueno, aplicamos la ley del mínimo esfuerzo.
    Gracias por la info y por el buen humor.

    • Sí, se me ocurren muchos ejemplos (demasiados), pero para no ofender a nadie decidí ponerme yo mismo, je, je. Gracias, majo!

  2. Es un principio básico, lo qué no se usa, se atrofia. Igual que la ley del mínimo esfuerzo. Conservar energia después de todo.

  3. Es un principio básico, lo qué no se usa, se atrofia. Igual que la ley del mínimo esfuerzo. Conservar energia después de todo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna

Siguiente

¿Evolución por selección o por azar?