¿Qué les pasa a tus bacterias cuando vas al espacio?

Scott Kelly es un astronauta que ha estado dando vuelta
alrededor de la Tierra durante casi un año. Es la persona que más tiempo ha
estado en el espacio, exactamente 340 días en la Estación Espacial Internacional.
Regresó a la Tierra el pasado 1 de marzo de 2016, después de 5.440 órbitas
alrededor del planeta, y tres caminatas espaciales fuera de la Estación.

Scott (calvo y sin bigote) y su hermano Mark (también calvo pero con bigote)

Durante ese
tiempo la NASA ha tomado miles de muestras y datos de su organismo para estudiar
cómo puede afectar al cuerpo humano
vivir durante largos periodos de tiempo en el espacio
, y de esta forma ir
preparándonos para un hipotético viaje tripulado a Marte.

La elección de
Scott para este estudio no ha sido al azar. Además de sus cualidades como
astronauta, se ha tenido en cuenta que tiene un
hermano gemelo idéntico también astronauta, llamado Mark Kelly.
Esto está permitiendo a la NASA comparar todos los datos de Scott con los de su
hermano gemelo, que ha permanecido en la Tierra. De esta forma se pretende
analizar los cambios biológicos,
fisiológicos incluso psíquicos asociados específicamente con su estancia en el
espacio
.

En este momento
hay un total de 10 grupos de investigación trabajando en procesar y analizar
todos los datos. Todavía es muy pronto para saber cómo ha afectado a Scott
vivir en el espacio, y los resultados completos se tendrán dentro de unos años.
Sin embargo, empiezan a filtrarse ya algunos datos preliminares. Parece ser que
Scott volvió a la Tierra
cinco centímetros
más alto
que su hermano. Y lo que ha llamado más la atención, la longitud de los telómeros de sus
cromosomas se han alargado
durante su estancia espacial. Los telómeros son
unas estructuras del ADN en los extremos de los cromosomas que se van acortando
conforme nos hacemos mayores y están relacionados con el envejecimiento.

Parece ser que permanecer en
el espacio, ha rejuvenecido y agrandado a Scott

Uno de los grupos
está investigando cómo influye vivir en
el espacio a las bacterias intestinales
, comparando la composición
bacteriana de muestras de Scott y de su gemelo Mark. ¿Y cómo han hecho esto?
Pues te lo puedes imaginar.

Scott ha tenido
que guardar muestras de sus heces durante los 340 días que ha estado ahí
arriba. Las heces de Scott han sido enviada a la Tierra (no tengo ni idea de cómo
han hecho esto) y aquí se están analizando las bacterias y comparándolas con
muestras de heces de su hermano terrestre. Se trata de ver cómo cambia la
microbiota intestinal al vivir en un ambiente de gravedad cero en el espacio,
comparándolo con los cambios en la Tierra en el mismo periodo de tiempo.

Aunque suena un
poco “marrón” el estudio es muy interesante porque sabemos que nuestra salud
está muy influenciada por nuestros microbios intestinales. Y hay que saber
también qué les ocurre a nuestros microbios cuando estamos en el espacio.

Las bacterias también
cambian cuando estamos en el espacio,

pero parece que esos cambios
no son muy drásticos

De momento los
resultados sugieren algunos cambios:

– Durante el
tiempo que Scott estuvo en el espacio, la proporción de los dos grupos más
importantes de bacterias intestinales (Firmicutes
y Bacteroidetes) cambió, pero volvió
a su proporción original después de volver a la Tierra. 

– Se observaron
cambios en los mismos grupos de bacterias en Scott y en Mark, pero en Scott los
cambios fueron más intensos. 

– Las diferencias
que se encontraron en la población de virus, bacterias y hongos entre Scott y
Mark fueron similares a las que se encuentran en otros estudios hechos entre
individuos distintos o en gemelos idénticos, que viven en la Tierra. 

– El
descubrimiento más sorprendente fue que no se observó un cambio en el número de
especies bacterianas diferentes en las muestras de Scott mientras estuvo en el espacio,
o dicho de otra forma, no hubo cambios en la biodiversidad de microbios
intestinales. 

De momento estos
datos son preliminares, y los investigadores no saben todavía cómo
interpretarlo o qué significan, hasta que no tengan todos los datos. Viajar al
espacio cambia tu microbiota intestinal, pero no han observado ningún cambio
alarmante, y ambos gemelos tienen una microbiota intestinal saludable.

Viajar al espacio parece ser
que no les importa mucho a tus microbios.

Aquí tienes la misma historia en video, de la colección #microBIOscope, la ciencia de microBIO en video:

Referencia: 

Change in astronaut’s gut bacteria attributed to spaceflight

5 Comments

  1. Excelente nota. Vi un documental sobre Scott en History Channel y realmente los estudios que están realizando sobre el son fascinantes.
    Gracias

  2. Hola, quisiera saber cuál es la fuente de información y dónde están publicados los respectivos estudios y resultados, gracias.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

El virus que acabó con los conejos

Siguiente

Fagoterapia, ¿emplear virus como alternativa a los antibióticos?