Ómicron: cinco buenas noticias para acabar el año

La pandemia no ha terminado, y no sabemos cómo ni cuándo terminará. El nivel de incertidumbre sigue siendo muy alto. Todavía hay muchas cosas que no sabemos de Ómicron y predecir cómo evolucionará el virus es muy arriesgado. No podemos descartar que incluso la situación empeore, pero también podemos encontrar algunas buenas noticias que nos permiten seguir siendo moderadamente optimistas.

1. La infección por Ómicron supone un menor riesgo individual de hospitalización y fallecimiento

Cada vez hay más evidencias de que la infección por Ómicron supone un menor riesgo de hospitalización. Los primeros análisis que llegan de Sudáfrica (1) sugieren un riesgo reducido de hospitalización entre las personas infectadas con Ómicron en comparación con las personas infectadas con otras variantes, en el mismo período de tiempo. Además, una vez hospitalizados, las personas infectadas con Ómicron tenían un riesgo reducido de enfermedad grave en comparación con las personas infectadas por Delta. Es probable que parte de esta reducción se deba a una alta inmunidad de la población.

En otros países, empieza también a ser ilustrativo el desacoplamiento entre infectados por Ómicron y el número de pacientes que entran en UCI y fallecen por COVID-19, aunque todavía sea difícil determinar si la nueva variante es menos virulenta, o si es efecto de la inmunidad de la población (infecciones previas y/o vacunación) o por ambas cosas a la vez. En Sudáfrica se notifica un 65% menos de hospitalizaciones, en Escocia un 60% y en Inglaterra un 40%.

Un reciente informe del Imperial College de Londres (2), concluye que las personas que contraen Ómicron tienen una menor probabilidades de necesitar atención hospitalaria en comparación con la variante Delta. Y la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido en su informe de Evaluación de riesgos para la variante del SARS-CoV-2: Omicron ya califica de riesgo relativo moderado la posibilidad de hospitalización por Ómicron, comparado con Delta (aunque admite que todavía no hay datos sobre la gravedad una vez en el hospital o la mortalidad).

2. En algunos países los casos caen en picado

En Noruega, Holanda, Bélgica, Alemania, Sudáfrica o Austria ya ha comenzado a disminuir el número de casos. Es posible que en varios de estos países se mezclen el efecto de Delta y Ómicron. Algunos, además, llevaban varias semanas con restricciones.

Pero si nos fijamos en Sudáfrica en el que efecto de Ómicron parece más evidente, el aumento ha sido explosivo y exponencial y la caída también parece ser muy rápida. Algunos sugieren unas cuatro-cinco semanas de subida hasta llegar al máximo y otro tanto de bajada. Quizá esta sea la mejor noticia. Aunque la posibilidad individual de hospitalización sea menor, un muro vertical de casos es tremendamente peligroso para el sistema sanitario y lo puede llevar al colapso. Por eso, la caída en picado de casos es una muy buena noticia.

 

3. Las vacunas protegen frente a Ómicron

Las personas con dos dosis permanecen protegidas frente a la hospitalización, aunque hayan perdido parte de la protección frente a la infección (3). Probablemente esto es debido a que la mayoría de las vacunas proporcionan una respuesta celular que no se ve afectada por Ómicron (4). También hay datos que demuestran que una tercera dosis de las vacunas RNAm tienen una potente capacidad neutralizante contra Ómicron (5). Pero es que, además, ya se están desarrollando nuevas vacunas “universales” frente al SARS-CoV-2 y todas sus variantes, incluida Ómicron (6).

4. Hay fármacos eficaces contra Ómicron

La revista Science presenta en su portada al medicamento Paxlovid, un nuevo antiviral oral, inhibidor de la proteasa viral, con una capacidad de disminuir el riesgo de COVID-19 grave en más de un 90%.  Este antiviral ya ha sido aprobado por la FDA (7).

(Te recomiendo leer: Darle al virus donde más le duele: los dos nuevos antivirales contra SARS-CoV-2)

El Paxlovid es un inhibidor de una de las proteasas del SARS-CoV-2, la denominada 3CL. El tratamiento se combina con otro inhibidor de las proteasas, el ritonavir, que ha sido empleado contra el VIH. Como la variante Ómicron no presenta mutaciones en esas proteínas que son la diana de Paxlovid, es muy probable que este fármaco será igualmente eficaz con la nueva variante en la vida real. Al menos, según ha informado la empresa Pfizer, los ensayos in vitro así lo demuestran.

Pero todavía hay más, el anticuerpo monoclonal Sotrovimab, de la empresa GSK, también parece que es eficaz contra Ómicron (8). Se trata de un anticuerpo que se une a una zona concreta (epítopo) en el SARS-CoV-2 compartido con el SARS-CoV-1 (el virus que causa el SARS), lo que indica que ese epítopo está muy conservado. Esto dificulta que se desarrollen resistencias en las nuevas variantes.

El Remdesivir, un inhibidor de la RNA polimerasa viral, es otro antiviral que en pacientes no hospitalizados con síntomas COVID-19 resultó en un 87% menos de riesgo de hospitalización o muerte que el placebo (9). Gilead, el fabricante de Remdesivir, ha llevado a cabo un análisis de la información genética de Ómicron y no ha encontrado mutaciones que afecten a la diana de este fármaco, por lo que es muy probable que este antiviral seguirá siendo activo contra esta variante. Hasta la fecha, la actividad antiviral de Remdesivir ha sido confirmada in vitro contra todas las otras variantes del SARS-CoV-2, incluyendo Alfa, Beta, Gamma, Delta y Épsilon.

5. Ómicron infecta menos las células pulmonares

Al menos en modelos celulares y en vivo en hámsters. Es verdad que no tenemos el dato en humanos, pero existen varios trabajos preliminares (10-13) que sugieren que la variante Ómicron se multiplica peor en células pulmonares, lo cual podría ser indicativo de su mejor virulencia (aunque habría que comprobar qué ocurre en otros órganos).

Todavía la situación es muy delicada, sobre todo por el explosivo aumento de casos que están llevando al sistema sanitario al colapso. Si antes 1 de cada 100 casos podrían acabar en el hospital, ahora gracias a las vacunas son 1 de cada 1.000, pero si aumenta de manera exponencial el número de casos, las hospitalizaciones también aumentarán y colapsará el sistema, como ya estamos viendo. Por eso tenemos que ser muy cautos.

De todas formas, estas noticias, aunque preliminares, son buenas noticias y nos permiten seguir siendo optimistas. El 2020 fue el año del virus, el 2021 el de las vacunas RNAm y ojalá el 2022 el comienzo del fin de la pandemia.

Referencias:

(1) Early assessment of the clinical severity of the SARS-CoV-2 Omicron variant in South Africa (pre-print).

(2) Report 50 – Hospitalisation risk for Omicron cases in England.

(3) SARS-CoV-2 variants of concern and variants under investigation in England. Technical briefing 33 23/12/2021.

(4) Preliminary experimental data on T cell cross-reactivity to Omicron.

(5) mRNA-based COVID-19 vaccine boosters induce neutralizing immunity against SARS-CoV-2 Omicron variant (pre-print)

(6) Series of preclinical studies supports the Army’s pan-coronavirus vaccine development strategy.

(7) FDA Authorizes First Oral Antiviral for Treatment of COVID-19.

(8) Preclinical studies demonstrate sotrovimab retains activity against the full combination of mutations in the spike protein of the Omicron SARS-CoV-2 variant.

(9) Early Remdesivir to Prevent Progression to Severe Covid-19 in Outpatients.

(10) Attenuated fusogenicity and pathogenicity of SARS-CoV-2 Omicron variant (pre-print).

(11) SARS-CoV-2 Omicron spike mediated immune escape, infectivity and cell-cell fusion (pre-print).

(12) HKUMed finds Omicron SARS-CoV-2 can infect faster and better than Delta in human bronchus but with less severe infection in lung.

(13) The omicron (B.1.1.529) SARS-CoV-2 variant of concern does not readily infect Syrian hamsters.

4 Comments

  1. Buenos días.
    No sé si es del todo correcto el comparar datos de poblaciones tan distintas.
    Sudáfrica, hemisferio sur.
    Noruega…hemisferio norte.
    Población más joven frente a población mayor y la influencia de las distintas medidas de contención de los distintos países.
    Creo que deseamos todos el fin de la pandemia, pero la realidad es otra.
    Definamos bien a lo que nos enfrentamos con evidencias y partir de ahí actuemos.
    Muchas gracias.
    Un saludo

    • Si, tienes razón. Sudáfrica, otro continente, otro hemisferio, otro clima, otra pirámide poblacional… si, pero la gráfica muestra que baja en varios países, también europeos. Como he dicho al principio y al final de la entrada, seamos cautos… pero con optimismo. Con los mismos datos puedes ver la botella medio llena o medio vacía. Eso ya es opción de cada uno. Gracias, Fernando.

  2. Buenas tardes.
    Tras mi experiencia de tres brotes en un centro residencial para personas con discapacidad física y las lecturas de este blog, libros, publicaciones, congresos virtuales …… considero que ya se podrían extraer breves conclusiones para asumir nuestra realidad sin bautizarla con adjetivos como nueva……….
    1.- Creo que estamos en una pandemia de interiores.
    2.- Se necesita actualizar la normativa ya existente respecto a la calidad del aire, pero sobre todo aplicarla.
    3.- Es necesario establecer y exigir sistemas de autocontrol para actividades como residencias, colegios, hospitales, en definitiva colectividades en lo que se refiere a este tipo de virus o similares, ejemplo RT-PCR sistema de pools.
    4.- Clarificar a la sociedad el uso correcto de las mascarillas en función del lugar de uso.
    5.- Comienzo de una labor educativa planificada y seria sobre la responsabilidad en el autocuidado para así cuidar a los demás. La primera responsabilidad sobre la propia salud está en uno mismo no en primaria, PAC, Hospital…….

    Un abrazo.

  3. Me ha gustado mucho el artículo y creo que hace falta un poco de perspectiva para mitigar el alarmismo que provocan las cifras de contagios. En cuanto a la mortalidad del virus, tal vez sea pronto para extraer conclusiones. Los efectos en mortalidad de los “picos” de las olas se suelen observar con un cierto retardo (igual con unas dos semanas de desfase). Habrá que esperar unos días para ver esos efectos, tanto en Reino Unido como en Sudáfrica.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

Ómicron: proponer soluciones

Siguiente

¿Y si COVID-19 no hubiera sido la primera pandemia causada por un coronavirus?