El árbol que plantó Carl R. Woese

En biología no hay dogmas.
Carl R. Woese, con el descubrimiento
de las arqueobacterias fue uno de
los que desterró uno de los dogmas de la biología: la clasificación de los
seres vivos en cinco grandes reinos – plantas, animales, hongos, protistas y
monera (los procariotas) -. Si has estudiado (y disfrutado) Microbiología
seguro que recuerdas aquella historia del árbol
filogenético universal
: el árbol formado por tres dominios de organismos, Bacteria, Archaea y Eukarya.

C. R. Woese, profesor de
Microbiología y miembro del Institute for Genomic Biology de la Universidad de Illinois, fue el pionero en el uso de
los genes del ARN ribosomal para estudiar
la historia evolutiva de los seres vivos. Empleó estos genes en concreto porque
están distribuidos en todos los organismos (todos los seres vivos tienen
ribosomas),  en todos ellos tienen la misma
función y su secuencia de nucleótidos cambia muy poco, está muy conservada, lo
que proporciona una visión de la evolución que abarca a todos los seres vivos.
Además, tienen un tamaño adecuado que permite en la práctica hacer estudios comparativos. 

Woese secuenció y comparó
estos genes del ARN ribosomal de distintos seres vivos. Cuanto mayor es la variación
en la secuencia de genes de dos organismos, mayor es su divergencia evolutiva.
Esta divergencia se representa después en un árbol filogenético, que mide en definitiva diferencias evolutivas.
Sus resultados permitieron proponer las tres líneas evolutivas, denominadas dominios: Bacteria y Archaea
(que representan células procariotas, es decir sin núcleo), y Eukarya
(células eucariotas, con núcleo). Este árbol filogenético reveló dos hechos
evolutivos importantes: no todos los procariotas están estrechamente
relacionados desde el punto de vista evolutivo, y el dominio Archaea presenta una relación más
próxima al dominio Eukarya que al
dominio Bacteria. Dicho de otra
manera, hay una mayor distancia evolutiva entre un procariota del dominio Archaea y otro del dominio Bacteria (que a “simple vista” al microscopio
pueden ser idénticos), que entre una mosca y un elefante! Y es que no podemos
olvidar que durante unos 2.000 millones de años, los procariotas evolucionaron
ellos solos en el planeta. 

Te recuerdo esta historia
porque acabó el año 2012 y se llevó consigo a Carl R. Woese, que falleció a los
84 años de edad después de unas complicaciones de un cáncer de páncreas. No hay
dogmas en biología. Lo apasionante de la investigación es que la ciencia
siempre es provisional. Aunque ya hay propuestas de un cuarto dominio (ver esta
entrada de microBIO), no cabe duda
que C. R Woese revolucionó nuestra visión no solo de la microbiología sino de
la biología en sí misma. En reconocimiento a sus logros, Woese recibió en 2003
el premio Crafoord de la Real Academia
Sueca de las Ciencias, uno de los más altos reconocimientos en biología.

Carl
R. Woese falleció el 30 de diciembre de 2012, descanse en paz.

En el siguiente enlace podrás ver un
vídeo de la American Society for
Microbiology
(ASM) sobre el proceso de las investigaciones de C. Woese para
clasificar los seres vivos: Solving the puzzle
[18:30, ENG]
 

Woese, C., & Fox, G. (1977). Phylogenetic structure of the prokaryotic domain: The primary kingdoms Proceedings of the National Academy of Sciences, 74 (11), 5088-5090 DOI: 10.1073/pnas.74.11.5088 

Woese, C. (1990). Towards a Natural System of Organisms: Proposal for the Domains Archaea, Bacteria, and Eucarya Proceedings of the National Academy of Sciences, 87 (12), 4576-4579 DOI: 10.1073/pnas.87.12.4576

11 Comments

  1. Por favor, no termino de entender por qué Woese estaba en contra de la endosimbiosis?es porque LUCA no toma en cuenta ese proceso?Gracias!

  2. hola necesito hacer un trabajo pero no se como hacerlo quien me ayuda
    tengo que hacer un infográfico de de los arboles filogenéticos de wose y whitaker en aplicasion publisher porfa ayuda es para mañana y no se como acerlo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

Una docena de razones por las que los microbios son importantes

Siguiente

El bueno, el feo y el malo: nuevo método de combatir la malaria desde las tripas del mosquito