La viruela: una enfermedad erradicada, ¿pero cuándo destruimos los stocks del virus?

El 26 de octubre de 1977, se notificó el último caso de viruela (smallpox) contraída de manera natural, en Somalia. El 8 de mayo de
1980, la OMS declaró oficialmente la
erradicación de esta enfermedad en el planeta. Sin embargo, siguen quedando
stocks del virus de la viruela en algunos laboratorios, en concreto en el Centers for Disease Control and Prevention
(Atlanta, EE.UU.) y en el State Research Centre for Virology and Biotechnology (Koltsovo, Rusia), y el debate de si
se deben
destruir o no las últimas cepas del virus
continúa.

 

¿Por qué se ha podido erradicar la viruela?: sólo se pasa una vez

(la
infección proporciona inmunidad de por vida), la variabilidad del virus es
mínima, no hay portadores del virus sanos sin síntomas,

es de fácil diagnóstico,
sólo infecta a humanos, el virus no se “esconde”

en reservorios animales y no
es transmitida por insectos o vectores.

En la
64 asamblea de la OMS de mayo de 2011, la mayoría de los delegados se
reafirmaron en que los stocks del virus de la viruela deberían ser destruidos.
Sin embargo, la fecha concreta en la que esto debería hacerse se ha pospuesto
varios años a la espera de completar toda la investigación para el conocimiento
del virus y el desarrollo de las herramientas necesarias para el tratamiento y
control de una posible reaparición de la infección.

La
reciente aparición de casos de infección en humanos con el virus de la viruela
de los monos (monkeypox) en la República Democrática del Congo ha reabierto
el debate sobre esta infección.  Desde
1970 hasta 2005 se han notificado cerca de 90 casos humanos de infección por
este virus, en zonas del Congo, oeste de África, Sudán y EE.UU. (en este último
país todos los casos estaban asociados a la exportación de animales vivos desde
África). Se ha comprobado además, que hay ciertas diferencias genéticas y de
virulencia entre los virus monkeypox
de estas regiones geográficas.

La
viruela es exclusiva del ser humano, pero el virus de la viruela de los monos
(un “pariente  próximo” del virus de la
viruela humana) puede de manera esporádica y accidental infectar también al ser
humano. La infección por monkeypox en
humanos cursa de manera similar a la clásica viruela: fiebre, dolor de cabeza,
aparición de pústulas por todo el cuerpo. Hasta el momento solo se han descrito
tres muertes.

La
cuestión que está en debate ahora mismo es si la persistencia en la naturaleza
del virus monkeypox y su extensión
por el mundo es posible ahora que llevamos más de 30 años sin viruela y sin
vacunar a la población. Dicho de otra manera, es probable que cuando se
vacunaba contra la viruela se protegiera también a la población contra la
viruela de los monos. Ahora que la población ya no está vacunada, y no tiene
defensas contra la viruela, ¿es posible un resurgimiento de la infección por
este “pariente próximo”?. La erradicación de la viruela y el cese de la
vacunación podrían haber abierto un “nicho inmunológico” que el virus monkeypox podría ocupar. Esto es lo que
se plantean en una reciente revisión publicada en Trends in Microbiology.

Dos
hechos son irrefutables, que la viruela ha sido erradicada como infección
natural humana y que la vacunación a la población hace años que ha cesado.
Además, la infección de humanos por el virus monkeypox está presente especialmente en el área del Congo. El cese
de la vacunación contra la viruela ha sido un fenómeno universal que ha
ocurrido en toda África desde antes de los años 80. Por el contrario, el
resurgimiento de la infección por el virus monkeypox
parece ser muy local, restringida sobre todo al Congo. Por ello, parece
razonable considerar otros factores, además del cese de la vacunación, que
podrían contribuir a este hecho, como puede ser el impacto regional del cambio
climático y otros factores sociológicos y relacionados con el comportamiento
humano.

Con
estos datos, se demuestra que es necesaria más investigación y parece, por
tanto,  oportuno retrasar la decisión de
destruir totalmente los stocks del virus de la viruela, hasta que no sepamos
bien las intenciones de sus “parientes próximos”.

Si te interesa, también puedes oír esta entrada

en El podcast del microbio.

Outbreaks of human monkeypox after cessation of
smallpox vaccination.Reynolds, M.G., et al. 2012. Trends Microbiol. 20(2):80-87.

doi: 10.1016/j.tim.2011.12.001

3 Comments

  1. La mayor preocupación no es la viruela de los monos, sino la posibilidad que exista algún lugar en el que se encuentren reservas del virus de la viruela humana y que éste se transforme en un nuevo foco infeccioso, ya sea por accidente o por un acto terrorista. El posible resurgimiento del virus no es algo que pueda ser minimizado.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Anterior

SCHMALLENBERG: nuevas técnicas genómicas para descubrir nuevos virus

Siguiente

Los virus son unos buenos tipos